frutassimples002.png

maracuyá

su sabor es  dulce y ácido, combinación mágica que la hace muy apetecida en el mundo entero

El Maracuyá pertenece a las frutas de la pasión. 

Cuando la fruta está madura, cambia de un color verde intenso a un amarillo brillante. Su corteza es gruesa y lisa, aunque con el tiempo tiende a arrugarse debido al proceso natural de maduración.
Son unos frutos muy aromáticos y tienen una carne muy jugosa (son las semillas recubiertas por una membrana gruesa de textura gelatinosa)  

conservación

MARACUYA.png
personitas_edited.png

Cuando están maduros, su cáscara o piel se torna arrugada y ese es el momento propicio para consumirlos. En cambio, si comprobamos que todavía está lisa y verdosa, lo mejor es envolverlos en hojas de papel periódico y mantener unos días a temperatura ambiente. 

Una vez madura, la fruta se puede poner en la nevera para su mejor conservación.

Casi el 75% de la pulpa es agua.

Es muy rica en minerales y vitaminas, como vitamina C, potasio, fósforo y magnesio.

Su aporte calórico es muy bajo y un alto contenido en fibra.

nutrición

hoja dibujada.png

beneficios

Beneficia el funcionamiento intestinal 

Efecto antioxidante

Refuerza el sistema inmune

consumo

maracuya.png

Consumir la fruta madura. Si vas a comprar maracuyá fresco, te recomendamos elegir frutas pesadas, fragantes y con la piel arrugada, signo inequívoco de su madurez.

Se consume como fruta entera al natural y se preparan jugos, helados y sorbetes.

disponibilidad todo el año